``Si los hechos son la semilla que más tarde producen el conocimiento y la sabiduría, entonces las emociones y las impresiones de los sentidos son la tierra fértil en la cual la semilla debe crecer. Los años de la infancia son el tiempo para preparar la tierra.``

RACHEL CARSON

isotipo-violeta

Acompañando la infancia, cuidando la vida

La Semilla Violeta como espacio vivencial para la infancia nace en 2014, recogiendo el testigo de La Violeta, espacio para el juego y la comunicación, con la intención de continuar ofreciendo un ambiente de respeto profundo para niños y niñas de hasta 6 años de edad. A lo largo de estos años, los rincones de nuestro espacio se han llenado de juego, aprendizaje, belleza, encuentro, acuerdos y recuerdos…

En 2018, hemos dado un paso más en nuestro compromiso con la infancia. Además de recibir a familias que buscan ofrecer a sus hijos alternativas a la oferta educativa tradicional, hemos querido acoger a todos aquellos profesionales que trabajan en contacto con la infancia y perciben que algo debería cambiar, a través de diversas propuestas de formación y de encuentro.

Abrimos las puertas a padres, madres, educadores, equipos directivos, estudiantes…; a todos aquellos que saben, intuyen, que otras formas de mirar y entender la infancia (¡la vida!) son posibles.

isotipo-violeta

Acompañando la infancia, cuidando la vida

La Semilla Violeta como espacio vivencial para la infancia nace en 2014, recogiendo el testigo de La Violeta, espacio para el juego y la comunicación, con la intención de continuar ofreciendo un ambiente de respeto profundo para niños y niñas de hasta 6 años de edad. A lo largo de estos años, los rincones de nuestro espacio se han llenado de juego, aprendizaje, belleza, encuentro, acuerdos y recuerdos…

En 2018, hemos dado un paso más en nuestro compromiso con la infancia. Además de recibir a familias que buscan ofrecer a sus hijos alternativas a la oferta educativa tradicional, hemos querido acoger a todos aquellos profesionales que trabajan en contacto con la infancia y perciben que algo debería cambiar, a través de diversas propuestas de formación y de encuentro.

Abrimos las puertas a padres, madres, educadores, equipos directivos, estudiantes…; a todos aquellos que saben, intuyen, que otras formas de mirar y entender la infancia (¡la vida!) son posibles.

FERNANDA

Siempre he tenido profundo interés y curiosidad por el ser humano: qué nos mueve, cómo funcionamos, cómo construimos nuestra existencia, qué nos potencia y qué nos aparta de nuestra búsqueda más auténtica. Durante mi formación profesional, ese interés se dirigió sobre todo hacia la infancia y adolescencia y pude trabajar en diversos ámbitos tales como hospitales pediátricos, escuelas, en el trabajo social con adolescentes marginados, entre otros. En esas experiencias, me sorprendía enormemente la dificultad de los adultos, en general, para conectar con los niños y adolescentes, para hablarles desde la verdad, para entender sus necesidades y para ponerse a su lado, a su disposición.

Actualmente, además de licenciada en psicología, soy mamá de dos niñas. Esto me llevó a acercarme de forma especial al campo de la educación, en una búsqueda por encontrar espacios que fueran coherentes con lo que un niño realmente necesita para desarrollarse en plenitud. Ahondando en este ámbito, encontré varias maneras desde donde se puede plantear la educación y el proceso de aprendizaje, cada una de ellas generando efectos muy diferentes sobre el devenir de cada persona y de la humanidad como un todo… ¿Es posible partir del niño como protagonista de su propio aprendizaje y trayectoria vital, respetando sus intereses, inquietudes y ritmos? ¿Cómo seria una sociedad, como seríamos individualmente, si esto se diese así?

Este proyecto surge de la búsqueda de respuestas a esa cuestión y a las que vayan surgiendo a lo largo del camino. Para mí, es un verdadero regalo formar parte de La Semilla Violeta, junto a Nuria, para vivir en primera persona este cambio de mirada hacia la infancia y adolescencia, hacia las relaciones humanas en general, e irradiar esta posibilidad de transformación a nuestro entorno.

FERNANDA

Siempre he tenido profundo interés y curiosidad por el ser humano: qué nos mueve, cómo funcionamos, cómo construimos nuestra existencia, qué nos potencia y qué nos aparta de nuestra búsqueda más auténtica. Durante mi formación profesional, ese interés se dirigió sobre todo hacia la infancia y adolescencia y pude trabajar en diversos ámbitos tales como hospitales pediátricos, escuelas, en el trabajo social con adolescentes marginados, entre otros. En esas experiencias, me sorprendía enormemente la dificultad de los adultos, en general, para conectar con los niños y adolescentes, para hablarles desde la verdad, para entender sus necesidades y para ponerse a su lado, a su disposición.

Actualmente, además de licenciada en psicología, soy mamá de dos niñas. Esto me llevó a acercarme de forma especial al campo de la educación, en una búsqueda por encontrar espacios que fueran coherentes con lo que un niño realmente necesita para desarrollarse en plenitud. Ahondando en este ámbito, encontré varias maneras desde donde se puede plantear la educación y el proceso de aprendizaje, cada una de ellas generando efectos muy diferentes sobre el devenir de cada persona y de la humanidad como un todo… ¿Es posible partir del niño como protagonista de su propio aprendizaje y trayectoria vital, respetando sus intereses, inquietudes y ritmos? ¿Cómo seria una sociedad, como seríamos individualmente, si esto se diese así?

Este proyecto surge de la búsqueda de respuestas a esa cuestión y a las que vayan surgiendo a lo largo del camino. Para mí, es un verdadero regalo formar parte de La Semilla Violeta, junto a Nuria, para vivir en primera persona este cambio de mirada hacia la infancia y adolescencia, hacia las relaciones humanas en general, e irradiar esta posibilidad de transformación a nuestro entorno.

NURIA

Estar cerca de los niños te recuerda que son los pequeños gestos, los detalles, los que suponen una gran diferencia y pueden transformar tu mundo, el mundo. Entrar en el cuidado de lo pequeño, lo sutil, lo delicado, es conectar con el sentido profundo de la vida ya que es allí donde sucede.

Mi interés genuino y mi formación académica siempre han estado cerca de la infancia y del cuidado del otro. Estudié Magisterio, pero descubrí el sentido profundo de la educación fuera de las aulas. Una educación entendida como encuentro, posibilidad, entusiasmo… En ese descubrimiento, La Violeta tuvo un lugar destacado, abriéndome las puertas de un mundo nuevo; fue un antes y un después que respondía a una inquietud que me había acompañado a lo largo de mi vida. Por fin encontraba un lugar en el que niños y niñas podían ser ellos mismos y en el que los adultos disfrutábamos de acompañarlos.

La vida, con sus sorpresas, me ofreció la posibilidad de dar continuidad a ese recorrido sembrando La Semilla Violeta, proyecto abierto a las relaciones humanas profundas, al encuentro auténtico. Además, he tenido la oportunidad de acompañar a otros adultos como tutora de cursos universitarios, algo que me ha aportado mucha reflexión y enriquecimiento.

Vivo esta nueva etapa junto a Fernanda como un impulso renovado en la misma dirección: el acompañamiento a la infancia y una mirada de confianza, respeto y cuidado hacia ella.

NURIA

Estar cerca de los niños te recuerda que son los pequeños gestos, los detalles, los que suponen una gran diferencia y pueden transformar tu mundo, el mundo. Entrar en el cuidado de lo pequeño, lo sutil, lo delicado, es conectar con el sentido profundo de la vida ya que es allí donde sucede.

Mi interés genuino y mi formación académica siempre han estado cerca de la infancia y del cuidado del otro. Estudié Magisterio, pero descubrí el sentido profundo de la educación fuera de las aulas. Una educación entendida como encuentro, posibilidad, entusiasmo… En ese descubrimiento, La Violeta tuvo un lugar destacado, abriéndome las puertas de un mundo nuevo; fue un antes y un después que respondía a una inquietud que me había acompañado a lo largo de mi vida. Por fin encontraba un lugar en el que niños y niñas podían ser ellos mismos y en el que los adultos disfrutábamos de acompañarlos.

La vida, con sus sorpresas, me ofreció la posibilidad de dar continuidad a ese recorrido sembrando La Semilla Violeta, proyecto abierto a las relaciones humanas profundas, al encuentro auténtico. Además, he tenido la oportunidad de acompañar a otros adultos como tutora de cursos universitarios, algo que me ha aportado mucha reflexión y enriquecimiento.

Vivo esta nueva etapa junto a Fernanda como un impulso renovado en la misma dirección: el acompañamiento a la infancia y una mirada de confianza, respeto y cuidado hacia ella.

Entrevista RNE Mundo Solidario – Nuria Comonte

La semilla está sembrada. ¿Contamos contigo?

null
FORMACIÓN
Amplia tus recursos profesionales y personales, encontrando tu manera única y respetuosa de acompañar a la infancia, a partir de nuestros cursos, charlas y talleres.
SABER MÁS
null
ESPACIO PARA LA INFANCIA
¿Sueñas con un ambiente vivencial, cuidado y cálido para el crecimiento de tu hijo, de tu hija? Ofrecemos un lugar así, donde niños de hasta 6 años se relacionan, juegan, descubren...
SABER MÁS
null
ATENCIÓN PSICOLÓGICA
Si buscas mejorar la relación y comunicación entre los miembros de la familia, conoce nuestro servicio de atención psicológica para niños, niñas, adolescentes y parejas.
SABER MÁS

La semilla está sembrada. ¿Contamos contigo?

null
FORMACIÓN
Amplia tus recursos profesionales y personales, encontrando tu manera única y respetuosa de acompañar a la infancia, a partir de nuestros cursos, charlas y talleres.
SABER MÁS
null
ESPACIO PARA LA INFANCIA
¿Sueñas con un ambiente vivencial, cuidado y cálido para el crecimiento de tu hijo, de tu hija? Ofrecemos un lugar así, donde niños de hasta 6 años se relacionan, juegan, descubren...
SABER MÁS
null
ATENCIÓN PSICOLÓGICA
Si buscas mejorar la relación y comunicación entre los miembros de la familia, conoce nuestro servicio de atención psicológica para niños, niñas, adolescentes y parejas.
SABER MÁS